HISTORIA DE LA ASOCIACION

La historia de la Asociación Tú Decides es la historia de un sufrimiento, la historia de varios sufrimientos. La historia de unas personas que sufren y quieren dejar de sufrir o por lo menos dejar de sufrir tanto.

Tú Decides es la historia de una de las primeras asociaciones, si no la primera, de enfermos mentales en España creada por, para y gestionada por personas con cualquier diagnóstico en salud mental con más o menos gravedad. Por fin una Asociación que empoderaba a las personas con diagnóstico en salud mental, pero en principio no era esa la idea.

T.D. empezó como una asociación de ocio y tiempo libre para poder juntarnos y hacer diferentes actividades de manera económica y saludable, luego poco a poco las cosas se fueron complicando hasta ser lo que hoy somos. Una asociación de pacientes de salud mental que tratan todo en primera persona sin el sesgo de profesionales o familiares. No vayamos tan rápidos al final y empecemos por el principio de nuestra historia.

Todo empezó con una conversación entre dos amigos, uno con una enfermedad diagnosticada y el otro con una enfermedad no diagnosticada, pero que de siempre todos sus amigos y familiares sabían que estaba un poco loco, al que al final también le diagnosticaron un problema de salud mental. Estas dos personas vivián en el mismo municipio, Las Rozas de Madrid, y eran dos de los tres socios fundadores de nuestra asociación y hoy en día dos de los integrantes de su Junta Directiva: Robi y Gorry.

En aquellos días Gorry toxicómano realizaba un voluntariado con personas con diversidad funcional psíquica en una asociación de respiro familiar, ocio y tiempo libre para niños y jóvenes en Majadahonda.

Robi acababa de regresar a casa después de un largo periodo ingresado en un psiquiátrico (cumplir una pena en la Penitenciaría Psiquiátrica de Fontcalent) de Alicante, (una de las dos penitenciarías psiquiátricas que existen en España,) después de un episodio violento por culpa de una confusión con una receta médica. Al psiquiatra se le olvidó poner el peso de la medicación y si eso pasa en la farmacia te dan la de menor peso y siendo Robi como es una persona alta y de gran corpulencia fue como dar caramelos a un niño. Esto hizo que Robi después de ir a Urgencias por una descompensación se descompensara más y todo acabara en un hecho violento.

Robi un día se encontró con Gorry, como en los cuentos para niños, y le preguntó: “Gorry eso que hacéis con los chicos con problemas ¿no habrá alguien que lo haga para personas como yo?” Gorry le preguntó que por qué y Robi contestó: “Me aburro, no tengo casi amigos y mis hermanos están cansados de mí, y lo entiendo, no pueden estar todo el día entreteniéndome. Me han empezado a llamar el hombre sofá.”

La verdad es que Robi tenía pocos amigos con los que quedar, la mayoría de ellos con diagnóstico en salud mental y se aburria horrores. Gorry le dijo que lo iba a investigar y que hablarían más adelante.

Gorry investigó las diferentes asociaciones que había por la zona y por Madrid y vio que no existía nada en Madrid que fuese algo enfocado al ocio y tiempo libre para personas con diagnóstico en enfermedad mental. No existía nada que ofertara un ocio normalizado y saludable cuando las personas con diagnóstico en salud mental salieran de los recursos de la Comunidad de Madrid como los Centros de Día, Centros de Recuperación Psicosocial o Centros de Recuperación Laboral.

Unos días más tarde Gorry y Robi volvieron a hablar y Gorry le contó a Robi el resultado de sus pesquisas. Viendo que no había nada, Robi se llevó un gran chasco. La conversación siguió su curso y en un momento dado salió la idea de crear una asociación de ocio y tiempo libre pues, según Robi, muchas personas con diagnóstico en salud mental, que él conocía de los diferentes recursos a los que había acudido, tenían los mismos problemas que él. La idea ya estaba en el aire, ahora había que ponerla en práctica.

Robi y Gorry se pusieron de acuerdo con tres personas más. Una de ellas fue Luis el cual fue el tercer socio fundador de la asociación. Recuerdo que por aquel entonces no había mucha gente dispuesta a embarcarse en una aventura tan arriesgada como la que se estaba planteando, mucho menos firmar con nombre y apellidos para que fuese posible la creación de la asociación y por si fuera poco hacerse responsable de su funcionamiento. Pero tanto Luis, como Robi y Gorry vieron la necesidad de lo que allí se estaba gestionando y decidieron dar el paso para la creación de la asociación.

Lo primero fue buscar un nombre. Cinco “locos” buscando un nombre para una asociación de ocio y tiempo libre tenía su guasa. Pensaron muchos nombres y hubo una votación. El nombre que salió fue cuenta conmigo, pero al ir a registrarlo ya estaba cogido. Así les pasó con varios nombres y al final dieron con el de Asociación de Ocio y Tiempo Libre “Tú Decides”. Que más tarde se recortó y se quedó en asociación Tú decides.

En este caso la suerte los llevó a este nombre, pues la frase Tú decides ha sido además de nuestro nombre una de las primeras condiciones para poder formar parte de alguna manera de la asociación. El que viniese tenía que ser por decisión propia y por su voluntad. En T.D. no se pagan cuotas por eso el que viene paga la actividad del día que viene y nada más. Las personas que acuden a T.D. lo hacen por voluntad propia. No porque paguen una cuota y sientan que pierden el dinero o porque les diga alguien que tienen que ir. El que acude a T.D. es porque ha decidido acudir sin más.

Por fin el día el 19 de Octubre de 2008 a las horas 19:30 fue constituida la asociación con la firma de Robi, Luis y Gorry. Los tres socios fundadores de la asociación de los que actualmente solo quedan dos como socios: Robi y Gorry. Luis dejo su condición de socio, pero sigue acudiendo a la asociación cuando le apetece, como uno más de la misma, pero lo que los demás no suelen saber al contrario que con Gorry y Robi, es que Luis fue tan importante para la creación de Tú decides como los otros dos socios fundadores.

Al principio, las cosas no fueron fáciles. La gente no nos tomaba en serio y hubo mucho cachondeo con lo de una asociación de personas con diagnóstico en salud mental. Pero el trabajo constante y la paciencia hizo que empezaran a verse resultados.

De aquí hay que dar las gracias a todos los voluntarios, del primero al último, que han pasado por la asociación y han creído más o menos en nuestros proyectos. Sin su ayuda y dedicación nunca hubiéramos podido estar donde estamos. Aprovechamos la oportunidad para agradecer a los voluntarios que han trabajado muy duro para que T.D. funcionara y para los que harán que funcione en el futuro. Esos voluntarios siempre han sido la fuerza que nos ha mantenido y nos mantendrá vivos.

Poco a poco las personas empezaron a tomarnos en serio, los patrocinadores, las instituciones, los afectados y de esta manera fuimos creciendo muy lentamente pero cada día con mejor imagen y responsabilidades. Tuvimos alegrías y penas. Problemas y soluciones que nos hicieron crecer. Pero lo que sobre todo conseguimos fue credibilidad para poder afrontar lo que más tarde vendría y que es lo que hoy somos.

Con el tiempo se nos pidió colaboración para diferentes actos y representación de personas con diagnóstico en salud mental en primera persona. Al principio se nos hizo muy duro poder hablar. Todavía recordamos la comparecencia de Gorry en la Asamblea de Madrid que fue la primera comparecencia de una persona con diagnóstico en salud mental que daba una charla en dicha asamblea.

Parece ser que aquella comparecencia gustó, por que después de la misma vinieron más y más. Cada día relacionados con distintos temas.

La rueda de prensa con la barandilla de Robi en el día internacional de la prevención del suicidio, la asistencia a manifestaciones y actos relacionados con todo tipo de actividades sobre los diferentes diagnósticos en salud mental.

Ahora somos una reputada entidad en la que confían muchas personas que
sufren, profesionales que quieren conocer la opinión en primera persona de los afectados en salud mental, alumnos en practicas o para hacer trabajos de campo. Todas estas personas confían en nosotros por algo que nos hace especiales. Esto es que se trata directamente con los afectados sin tener que pasar por filtros familiares ni de diferentes profesionales, somos nosotros los que decidimos si participamos en esos proyectos o no. Cada uno de nosotros puede decidir asistir o no y si reúnen la cantidad de gente que necesitan pues adelante y si no tienen que seguir convenciendo a los compañeros de la asociación para que participen. No es la junta ni los profesionales los que deciden, son los propios afectados los que deciden si participan o no. Por eso lo primero que hay que hacer es convencer a las personas que integran la asociación a participar, porque nadie les va a obligar a hacerlo.

Y así es como queremos seguir, siendo fieles a nuestros principios. Sin cobrar cuotas y sin obligar nada a nadie. Cada uno se compromete a lo que quiere y a lo que no quiere no. La decisión es de cada uno. Tú también puedes formar parte de esto de una manera más o menos implicada.

Bienvenido a “Tú Decides”.